atrás a programa
 
IV Congreso Nacional de Medicina del Mar, Gijón, 1999

Sesión de comunicaciones:


GEOGRAFÍA MÉDICA DE LAS COMUNIDADES PESQUERAS DE TENERIFE. INDICADORES DE MORBILIDAD ASISTIDA

Burgos Ojeda, A.*, Gómez Correa, J.B.*, Quilis Figueroa, L.*, García Rodríguez, E.**, Gómez Gómez, J.I.***, García Melón, E.***, Sierra López, A.*

* Área de Medicina Preventiva y Salud Pública, Universidad de la Laguna.

** Instituto Marítimo - Pesquero de Santa Cruz de Tenerife.

*** Dpto. de C.C. y T.T. de la Navegación, Universidad de la Laguna.

RESUMEN:

Los principios de investigación de la antropología médica constituyen los fundamentos de este trabajo de investigación.

En los estudios de la antropología médica de las comunidades marítimas se consideran diferentes factores relacionados con el estado de salud de las poblaciones,; hemos diseñado y proponemos un grupo de indicadores que son aquí expuestos.

La metodología de estas investigaciones se basa en los fundamentos de acción de la antropología médica; son interdisciplinarios puesto que se apoyan en la antropología y la medicina en su dimensión social. Con relación a la primera en su vertiente ecológica, económica y en cuanto a la medicina social, ésta aporta la metodología conceptual de la epidemiología, demografía, etc. La aplicación de estas bases conceptuales nos han aproximado al conocimiento de la salud de los trabajadores del mar en nuestras comunidades pesqueras.

Con estas premisas resultó la definición de indicadores que nos llevaron a describir, la situación de la morbilidad asistida en nuestras comunidades pesqueras. Destacan fundamentalmente los importantes desequilibrios metabólicos objetivados, que determinan inexorables factores de riesgo cardio - vasculares, inducidos por las propias condiciones de vida y trabajo del colectivo. En relación con las causas de baja laboral y por ello de las I.T., es la edad el factor determinante que condiciona el pronóstico de las patologías y con ello, los días de trabajo perdidos por estas causas. Son las enfermedades neoplásicas y cardio - vasculares las responsables de 69 % de las causas de pérdida del trabajo entre los 56 y 65 años. Mientras que en los más jóvenes (de 26 a 36 años) son las enfermedades músculo - esqueléticas y las lesiones traumáticas las de mayor significación en las pérdidas de horas de trabajo. La pérdida de días de trabajo se concentra en el grupo de edad de 46 a 65 años con un 62 % del total de días perdidos. Obviamente el grupo de edad de 56 a 65 años tiene la duración media por incapacidad temporal más elevada.

ANTECEDENTES

Es un hecho incuestionable que las condiciones de trabajo inciden y deciden el nivel de salud de los trabajadores en general; más aún en un sector como el de la pesca cuyas colectividades y comunidades han experimentado a lo largo de la historia una permanente adaptación social a las duras exigencias que las faenas extractivas de la pesca imponían.

El conocimiento de la salud de los individuos parte del conocimiento de salud de la comunidad a la que pertenecen; ello configura un bosquejo de identidades integrales, que definen los diferentes aspectos del binomio salud - enfermedad, consecuencia de la estructura social y poblacional. Esta propuesta de modelo de estudio responde en lo fundamental al modelo teórico de Diagnóstico de Salud de cualquier comunidad de tierra, desde un punto de vista epidemiológico actual como pasamos a exponer y analizar.

Las peculiaridades del trabajo marítimo comprenden: el marco físico del espacio social del trabajo (el buque) y su entorno (el mar), ambos se oponen rotundamente al espacio social del "no trabajo" (la tierra). La embarcación o buque es limitado, y su entorno (el mar) es siempre el mismo, mientras el buque navega; todo ello unido a las diferencias entre ambos espacios sociales del trabajo y no trabajo, provocan un doble efecto de aislamiento social y familiar, así como monotonía espacial.

En las diferentes modalidades de las actividades marítimo - pesqueras a las condiciones generales en que este se realiza, lo denominaremos condiciones de trabajo. A la organización social que regula y determina el trabajo marítimo lo llamaremos condiciones de vida.

En definitiva, el binomio salud - enfermedad en los trabajadores del mar se sitúa en el genuino contexto de la salud ocupacional.

En una primera aproximación al mecanismo individual de la salud-enfermedad y de la siniestralidad de los trabajadores del mar es de naturaleza social y ecológica. Existe así una relación entre el fenómeno ecológico (ambiente marítimo y embarcación) y el biológico (de cada sujeto), así como la organización económica y social de la actividad pesquera, que determina el estado de salud y enfermedad de los trabajadores del sector. El origen de la alteración es socio - económica.

El disponer de un sustrato conceptual y metodológico para el estudio de las comunidades pesqueras, como actividad económico-social y poblacional entra en el ámbito de la antropología social y más concretamente en una modalidad de esta, que es la antropología pesquera; también conocida como antropología marítima.

Desde esta perspectiva las comunidades pesqueras se definen por los siguientes elementos:

Las comunidades pesqueras del Archipiélago Canario, reúnen estos elementos característicos de identidad. Siendo la cofradía la estructura socio - administrativa, en la que se apoya la comunidad pesquera para el logro de sus objetivos y desarrollo. Por ello analizaremos los fundamentos históricos, organizativos y funcionales de las cofradías en el estado y a continuación a exponer la realidad de las cofradías en Tenerife.

El subsector pesquero de Tenerife, objeto de nuestro estudio, constituye una gran comunidad.

Estas comunidades están ligadas, en grado variable, por características étnicas, culturales y profesionales comunes: son los marinos y pescadores.

A pesar de tener un ámbito geográfico definido, que nuestros pescadores identifican como propio según su desarrollo histórico, podemos afirmar que las comunidades pesqueras en general desde sus comienzos eran comunidades tradicionales; actualmente tiene el carácter de modernas, en tanto en cuanto están determinadas por actividades productivas que han generado un conjunto de valores socio - culturales, reflejados en sus hábitos, tradicionales costumbres que definen los rasgos de identidad de las gentes del mar y sus estilos de vida, cuya coexistencia en áreas geográficas costeras (urbanas, rurales o mixtas) nos llevan a atribuirle el carácter de comunidad humana funcional (M. G. Ross).

En las comunidades pesqueras, la salud implica un estado de bienestar que facilita la más óptima capacitación del individuo para producir bienes sociales, fin prioritario actual de la vida en sociedad. De aquí que hablar de salud en la comunidad pesquera, y, por tanto, relacionar los conceptos de salud y comunidad, sea ampliar el ámbito individual de la salud a favor de toda la población de la comunidad, lo que nos lleva a proponer para la salud comunitaria una intervención técnica practicada sobre el medio global en la población en general, partiendo como principio específico la prevención de la enfermedad, la promoción de la salud, los cuidados curativos, la readaptación del enfermo y la educación de la salud. Por tanto, la salud en la comunidad está dentro del ámbito de actuación de la salud pública.

Consideramos, en definitiva, que las comunidades pesqueras tienen sus propias necesidades de salud, emanadas de las condiciones sociales y ecológicas que las diferentes y variadas modalidades de la pesca industrial y pre - industrial moderan e inducen en relación con los estilos de vida y las condiciones de trabajo de las tripulaciones, tanto durante su estancia en la mar, como durante su vida en el litoral.

Cuatro son las variables consideradas según LALONDE como determinantes del nivel de salud de las comunidades; y que está determinado por la interacción de cuatro variables:

La importancia relativa de estos determinantes en la salud de nuestros pescadores, tanto a nivel individual como en el colectivo de cada comunidad marítima a la que pertenecen, es diferente, ya que el precio relativo de la participación de cada uno de estos factores o variables es desigual; analizaremos cada uno de éstos en el contexto de nuestras comunidades marítimas, como fundamento del diseño instrumental que nos ha permitido realizar los trabajos de campo y definir el nivel de salud de las pesquerías de la isla de Tenerife.

MATERIAL Y MÉTODOS

Nuestro estudio sobre el nivel de salud de las comunidades pesqueras de Tenerife, se fundamenta en los principios de investigación de la antropología médica aplicados a estas comunidades y realizados desde mediados del siglo XX por distintos antropólogos sociales; así este estudio es interdisciplinario e integrador.

La metodología a seguir para conocer la situación de salud de las comunidades marítimas, parte de la selección de indicadores eficaces; en nuestro estudio hemos elegido la medición negativa del nivel de salud del colectivo analizado.

Con este método medimos las consecuencias de la pérdida de salud y no la salud misma; a diferencia de la medición positiva, y en ventaja con la misma, se ciñe a datos más concretos y ponderables. Los elementos cuantificados no son índices propios del nivel de salud, aunque si bien es verdad que entre éstos y el nivel de salud existe una correlación cuantitativa; hecho que nos lleva a concluir, afirmando que a través de su valoración y análisis se puede deducir el estado de salud. De esta forma hemos realizado la Medición del nivel de salud a través de sus factores determinantes, ya que permite hacer un estudio integral, puesto que valora las influencias de los distintos factores en la salud y su situación en la comunidad, tanto en los aspectos genuinamente sanitarios como también los geográficos, demográficos, económicos, sociales y ocupacionales.

La finalidad de estos estudios incluye por tanto la incidencia y prevalencia de semiologías clínicas y síndromes de patologías específicas y/o condicionadas por la actividad del trabajo marítimo y las condiciones ambientales de la vida y trabajo a bordo, que llevan a comportamientos o actitudes hacia la salud y las actividades relacionadas con ellas.

Las variables que pueden medirse están definidas en los diferentes tipos de indicadores que hemos Agrupado en los siguientes apartados:
1.- Indicadores socio - económicos.
2.- Indicadores de las condiciones de trabajo y salud.
3.- Indicadores de morbilidad asistida.
4.- Indicadores de recursos sanitarios y actividades de salud en el sector marítimo - pesquero.

En definitiva es un estudio epidemilógico integrador con perspectiva metodológica longitudinal y transversal para la
determinación de la morbilidad asistida y sentida respectivamente. Para ello hemos considerado los registros de la dirección provincial del Instituto Social de la Marina (I.S.M.) que reflejan los resultados de los reconocimientos previos al embarque, además de un estudio pormenorizado de las I.T. (Incapacidad Temporal) del colectivo durante los años 96 y 97; todo ello para la morbilidad asistida, cuyos resultados se exponen en esta comunicación.

El estudio completo se llevó a cabo durante tres años (1.995 - 98) y el ámbito físico - geográfico es el de la totalidad de las poblaciones del litoral sobre el que se asientan las 10 comunidades pesqueras de la isla de Tenerife, que totalizan 562 pescadores de bajura fundamentalmente.

Mediante diferentes encuestas y estudios retrospectivos se obtuvieron los indicadores citados.

RESULTADOS

En el estudio de los antecedentes históricos de las comunidades pesqueras de la isla de Tenerife, referencia poblacional de nuestro estudio epidemiológico y médico - social, establecemos tres períodos bien diferenciados (Tabla 1).

TABLA 1

ANTECEDENTES DE LA PESCA EN TENERIFE


PREHISTORIA: Desde III a.C. hasta la conquista (ETNOHISTORIA + ARQUEO-ICTIOFAUNAS GUANCHES)

HISTORIA: Desde la Conquista hasta 1.800 (HISTORIOGRAFÍA CLÁSICA DE CANARIAS)

PRECEDENTES ACTUALES = 1800 - 1900 (ESTADÍSTICAS OFICIALES)

GÉNESIS / CONSOLIDACIÓN: Siglo XX (ANTROPOLOGÍA SOCIAL)

Fuente: Elaboración propia

Las abundantes fuentes etno - históricas reiteran la abundancia de peces, mariscos e incluso mamíferos marinos como únicos recursos del mar en la época prehispánica de los guanches.

Además de la pesca, la práctica de la recolección marina en los pobladores prehispánicos de Tenerife, es evidente.

La historiografía clásica acepta y reitera la implicación de los guanches en el aprovechamiento del medio marino.

La realidad es que las referencias a la actividad pesquera de Tenerife, en relación con otras islas es escasa.

Métodos de pesca de los Guanches en fuentes Etnohistóricas

  Práctica de la Pesca

Métodos de Pesca

     
   

1

2

3

4

5

6

DE RECCO

CLFTGH

           
ZURARA

CLFTGH

           
DIOGO GOMES

T

   

T

     
ESPINOSA

T

   

T

     

1:Construcción de corrales.2: Matar los peces a palos.3: Anzuelos.4: Redes.5: Nasas.6: Barcos

C: Gran Canaria. F: Fuerteventura. L: Lanzarote. T: Tenerife. G: La Gomera. H: El Hierro

Métodos de pesca descritos en fuentes Historiográficas Clásicas de Canarias

 

Práctica

Métodos de Pesca

         
 

de la pesca

1

2

3

4

5

6

Embarbascado

VIERA

CLFTPGH

 

Archipiélago

Archipiélago

Archipiélago

   

Archipiélago

VERNEAU

T

   

T(a)

       
BERTHELOT

CLFTG

 

LFT

T(a)

CG

   

T

CHIL

CLFTPG

C(e)LF

C

C(a)T(a)LF

C(a)LF

C

 

C(e)LF

1:Construcción de corrales.2: Matar los peces a palos.3: Anzuelos.4: Redes.5: Nasas.6: Barcos

C: Gran Canaria. F: Fuerteventura. L: Lanzarote. T: Tenerife. G: La Gomera. H: El Hierro

Las referencias según distintos autores, son tomadas de las fuentes Etnohistóricas.

  1. Referencia arqueológica, (e): Referencia Etnológica

Elaboración propia

A través de las fuentes etno - históricas, y en concreto a las de diferentes autores, el aprovechamiento de los recursos marinos por los aborígenes canarios en general y de Tenerife en particular, es un hecho incuestionable en el que coinciden todos los investigadores que han realizado estudios relacionados con la prehistoria del archipiélago, fundamentalmente por disponer excepcionalmente de fuentes temporalmente inmediatas a la cultura aborigen, desde el momento de la conquista.

Citamos referencias cronológicas a estas investigaciones como antecedentes y fundamentos de los asentamientos prehispánicos de las comunidades pesqueras de Tenerife (tabla 2).

TABLA 2

APORTACIONES AL ESTUDIO DE LAS COMUNIDADES PESQUERAS DE LA PREHISTORIA EN TENERIFE

AÑO

FUENTE/INVESTIGACIÓN

APORTACIONES







1925






THE ANCIENT INHABITANTS OF THE CANARY ISLANDS
"Etnografía General de las islas": ACTIVIDADES ECONÓMICAS

· El pescado figura en la dieta aborigen de todas las islas menos en La Palma

· Métodos de pesca en cada isla: En Tenerife anzuelos y caña

· Existencia de anzuelos de cuerno en Tenerife

· Referencia a asentamientos costeros en Adeje, Candelaria, Granadilla, Valle Santiago




1945



SERRA RAFOLS (ARQUEOLOGÍA)
En cueva sepulcral Roque Blanco: existencia de restos de ictifauna.

· Morenas como alimento de los guanches

· Vértebras de morena en collares

1968 CREACIÓN DEL DEPARTAMENTO DE PREHISTORIA DE LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA Investigación sobre estudios sociales de comunidades aborígenes


1981


R. GONZÁLEZ, ANTONIO

A. TEJERA, GASPAR (ORÍGENES DE LAS DISTINTAS SOCIEDADES)

Existencia de la pesca como actividad económica complementaria de la agricultura y la ganadería.

· Pesca con anzuelo de cuerno y sistema de embarbascado del pescado

Fuente: Elaboración propia

Actualmente existen en Tenerife 10 comunidades pesqueras que se distribuyen por el litoral en las vertientes Norte y Sur.

Los Indicadores de morbilidad asistida los hemos agrupado diferenciados en dos grandes apartados (Tabla 3)

TABLA 3

INDICADORES DE MORBILIDAD ASISTIDA

(PESQUERÍAS DE TENERIFE) 1996

1. Indicadores morbosos en reconocimientos de aptitud ocupacional.

2. Indicadores morbosos de incapacidad temporal

 

Los parámetros clínicos estudiados en los reconocimientos previos al embarque se exponen en la tabla 4:

TABLA 4

PARÁMETROS CLÍNICOS ESTUDIADOS EN LOS RECONOCIMIENTOS PREVIOS AL EMBARQUE EN SANTA CRUZ DE TENERIFE (1996)
 

MEDIA

DESVIACIÓN ESTÁNDAR

MÍNIMO

MÁXIMO

N

EDAD

41,1

11,7

16

65

957

TENSIÓN SISTÓLICA

137,8

19,8

80

220

924

TENSIÓN DIASTÓLICA

82,6

13,6

50

140

924

GLUCEMIA

146,9

36,9

106

322

135

COLESTEROL

287,2

54,2

180

999

276

TRIGLICÉ-RIDOS

339,1

153,0

89

771

37

ÁCIDO ÚRICO

7,0

1,3

5,0

14

211

GAMMA GLUTAMIL TRANSPEP-TIDASA

125,4

110,7

45

450

44

FUENTE: Registros de reconocimientos previos al embarque de Santa Cruz de Tenerife D.P.I.S.M. (1996)

Elaboración propia

En cuanto a la patología diagnosticada en los sujetos estudiados durante los reconocimientos de aptitud se distribuyen en tres variables presentadas (enfermedad 1, enfermedad 2, enfermedad 3), debido a que un mismo trabajador podía presentar más de un diagnóstico.

En la tabla 5 se expone la frecuencia con que cada diagnóstico apareció en algunas de las tres variables consideradas. Estas frecuencias se acumulan en la columna del total, obteniendo así la frecuencia de cada patología diagnosticada.

El diagnóstico registrado con mayor frecuencia fue la dislipemia que afectaba a un total de 255 trabajadores y que representan un 26,6 % del total de los trabajadores reconocidos.

La enfermedad que era segunda en frecuencia entre el total de patologías diagnosticadas fue la hipertensión arterial, que la padecían un total de 183 sujetos que representan el 19,1 % del total de los trabajadores.

El tercer lugar lo ocupa la diabetes mellitus tipo II, que afectaba a un total de 117 trabajadores, que constituyen el 12,2 % del total.

En cuarto lugar destacan las hiperuricemias que afectaban a un total de 105 trabajadores, que representan un 10,9 % del total.

En quinto lugar nos encontramos con las enfermedades urológicas, con 46 trabajadores que las presentan y que constituyen el 4,8 % del total.

El sexto lugar lo ocupan las enfermedades del grupo denominado como "OTRAS", que padecieron un total de 34 personas, lo que equivale al 3,4 % de todos los trabajadores reconocidos.

En séptimo lugar, nos encontramos con las enfermedades infecciosas, con 31 trabajadores afectados, lo que representa el 3,2 % del total de trabajadores reconocidos.

El octavo puesto lo ocupan las "EPOC - BC" o enfermedad pulmonar obstructiva y bronquitis crónica, que totalizan 27 trabajadores y que sólo representan el 2'7 del colectivo estudiado.

Con igual frecuencia y ambas en el noveno puesto se encuentran las enfermedades mentales y las "ORL" u otorrinolaringológicas, con 21 casos y un porcentaje del 2,2 % del total.

En décimo lugar con 19 casos están los ulcus gastroduodenales y alteraciones cardiovasculares, que representan el 2 % del total de los trabajadores estudiados. A continuación, y con porcentajes semejantes, observamos que les siguen las toxo - infecciones alimentarias. Nos llaman la atención las hepatopatías, por su vinculación con el alcohol, de consumo habitual atribuido a este sector, así como las ETS, que determinaron en la antigüedad campañas de salud específicas contra las mismas.

TABLA 5

PATOLOGÍAS DIAGNOSTICADAS EN LOS RECONOCIMIENTOS PREVIOS AL EMBARQUE EN SANTA CRUZ DE TENERIFE (1996)
 

E1

E2

E3

TOTAL

PORCENTAJE


1- DISLIPEMIAS

143

14,3

98

10,2

14

1,5


255


26,6


2- HIPERTENSIÓN

134

14,0

39

4,1

10

1,0


183


19,1


3- DIABETES

87

9,1

24

2'5

6

0,6


117


18,2


4- HIPERURICEMIAS

32

3,3

50

5,2

23

2,4


105


10,9


5- UROLÓGICAS

26

2,7

13

1,4

7

0,7


46


4,8


6- OTRAS

25

2,6

3

0,3

6

0,6


34


3,5


7- INFECCIOSAS

21

2,2

7

0,7

3

0,3


31


3,2


8- EPOC - BC

15

1,6

9

0,9

3

0,3


27


2,8


9- O.R.L.

13

1,4

6

0,6

2

0,2


21


2,2


10- CARDIOVASCUL.

13

1,4

5

0,5

1

0,1


19


2,0


11- ULCUS GASTROD.

16

1,7

3

0,3

 

19


2,0


11-INTOXICACIONES

ALIMENTARIAS

13

1,4

3

0,3

2

0,2


18


1,9


12- HEPATOPATÍAS

11

1,1

3

0,3

4

0,4


18


1,2


12-OFTALMOLÓGICAS

12

1,3

3

0,3

2

0,2


17


1,8


13- E.T.S.

6

0,6

4

0,4

 

10


1,0


14- ASMA

4

0,4

 

1

0,1


5


0,5


15- ALTERACIONES

DIGESTIVAS

2

0,2

   

2


0,2

FUENTE: Registros de reconocimientos previos al embarque durante 1996. D.P.I.S.M., Santa Cruz de Tenerife

Elaboración propia

La distribución de la Incapacidad Temporal por grupos de edad, nos muestra la presencia de un elevado porcentaje de casos en edades comprendidas entre los 36 y los 55 años (78 %), siendo el grupo de edad de 46 a 55 años el que más contribuye con un 40 %, seguido del grupo de 36 a 45 años con un 37,6 %, le siguen el de 26 a 35 años (11 %) y los de 56 a 65, y 16 a 25 con un 7 % y 5 % respectivamente (Figura 1).

Fuente: Elaboración propia

Los días perdido por grupos de edad, muestran la siguiente distribución porcentual: el grupo de 46 a 55 días tiene un total de 5.148 días perdidos, lo que representa el 62% de los días totales perdidos por todo el colectivo. Le sigue el grupo de edad de 36 a 45 años con 1761 días totales de baja laboral, que representa el 21 % global, y a continuación los de 56 a 65 con 1025 días (12%), los de 26 a 35 años con 366 días (4%) y por ultimo el grupo de edad más joven, de 16 a 25 años con 60 días perdidos (1%) (Figura 2).

Fuente: Elaboración propia

La duración media de la incapacidad temporal muestra al grupo de 46 a 55 años como el más elevado, con una media de 128.13 días perdidos por baja laboral, le sigue el de 46 a 55 años con 105.06 días, a continuación están los de 36 a 45 (37.47 días), 26 a 35 días (28.15 días) y el de menor duración media corresponde al grupo de edad de 16 a 25 años, con 10 días. (figura 3).

Fuente: Elaboración propia

La distribución por patologías muestra como grupo más frecuente las relacionadas con las enfermedades musculoesqueleticas (24%), seguido de las lesiones y traumatismos (15%), las enfermedades respiratorias (12%), digestivas (11%), enfermedades mentales (8%), cardiocirculatorias (7 %), del sistema nervioso (6 %), genitourinarias y piel (4 % c/u), infecciosas (3 %), neoplasias (2 %), y endocrinas (1 %), siendo el apartado de otras enfermedades de un 2 % sobre el total. (figura 4).

Fuente: Elaboración propia

Las enfermedades con una edad media más elevada corresponden a las enfermedades genitourinarias (53.20 años), las endocrinas (53 años), las neoplasias (52.67 años) y las cardiocirculatorias (49.75 años), las de edades más bajas corresponden a las enfermedades respiratorias (35.56 años), infecciosas (36.75 años), y al grupo de otras patologías (36 años). (figura 5).

Fuente: Elaboración propia

Las enfermedades cardiocirculatorias, con 193 días de duración media ocupa el primer lugar, seguido de las neoplasias con 172 días, las musculoesqueleticas (84 días), las lesiones y traumatismos (79 días), endocrinas (71 días) y mentales (63 días). Las de duración media más baja son las enfermedades del aparato respiratorio y de la piel con 14 días de media cada una, seguido de las infecciosas (38 días), las del aparato digestivo (42 días), y las del sistema nervioso y genitourinario con 48 y 50 días respectivamente. (figura 6).

Fuente: Elaboración propia

DISCUSIÓN - CONCLUSIONES

Las Comunidades pesqueras de Tenerife constituyen actualmente colectividades poblacionales concentradas en asentamientos geográficos fijos, localizadas en el litoral, comparten y promueven intereses y aspiraciones comunes con las actividades económico - productivas, explotando los recursos marinos mediante las actividades extractivas de la pesca.

De los estudios de morbilidad asistida en nuestras comunidades pesqueras, se manifiestan importantes desequilibrios metabólicos, así como numerosos casos de hipertensos; aunque es la tendencia de la población canaria en general, en nuestro colectivo la prevalencia es superior en edades más tempranas que en el resto de la población; considerando que ello se debe a lo hábitos dietéticos y estilos de vida de éste colectivo.

En relación con la edad son la enfermedades neoplásicas y cardiovasculares las responsables del 69 % de las causas de pérdida de trabajo entre los 56 - 65 años. En los más jóvenes (26- 36 años) son las enfermedades músculo - esqueléticas y las lesiones traumáticas las causas de mayor significación en las pérdidas de horas de trabajo. La relación entre patología y días perdidos según grupo de edad, están directamente relacionadas; así, a más edad, más prolongada es la incapacidad temporal. La pérdida de días de trabajo se concentra en el grupo de edad de 46 - 55 años ( con un 62 % del total de días perdidos). Obviamente el grupo de edad de 56 a 65 años tiene la duración media por incapacidad temporal más elevada.


[Ir al programa del IV Congreso] [Página anterior] [Volver a actas] [Arriba]