atrás / back

DEBATE


Un grupo de expertos abre un debate internacional entre profesionales
Propuesta de marco ético común para todos los agentes sanitarios

DECLARACION DE PRINCIPIOS ETICOS COMUNES A QUIENES CONFIGURAN Y PRESTAN LA ASISTENCIA SANITARIA

Tavistock Group*

Preámbulo.

En los últimos 150 años, la sanidad ha pasado de ser un servicio social que prestaban sobre todo médicos particulares, la mayor parte de las veces a domicilio, para convertirse en un complejo sistema de prestaciones facilitadas por equipos profesionales, normalmente en instituciones cerradas y empleando tecnologías sofisticadas. Esta evolución ha generado una serie de problemas, entre los que destacan:

* El aumento de la capacidad y de la demand incentiva un incremento del consumo de recursos por parte de proveedores y pacientes.

* También han aumentado las presiones financieras sobre la sanidad, situando el coste de muchos tratamientos fuera del alcance de la mayoría. Por este motivo, la financiación de estos servicios se realiza principalmente a través de los seguros privados o públicos, o de la asistencia pública.

* El hecho de que los recursos sean limitados exige adoptar decisiones sobre quién accederá a la asistencia y cuál será el alcance de la cobertura.

* La complejidad y el coste de la asistencia pueden crear tensiones entre lo que es bueno para la sociedad en su conjunto y lo que es mejor para un paciente concreto.

* Las carencias de los sistemas sanitarios se traducen en ocasiones en malos resultados o malas experiencias para las personas a las que sirven y para la población en general. De esta forma, quienes trabajan en el ámbito sanitario pueden encontrarse en situaciones en las que parece que el mejor curso de acción es manipular ese sistema imperfecto en beneficio de un paciente o segmento de población concretos, más que trabajar por mejorar el sistema en su conjunto. Tales manipulaciones producen nuevos defectos, que alimentan una espiral creciente.

A partir del reconocimiento de las tensiones éticas que estos cambios en la asistencia sanitaria crean o exacerban, hemos formulado un borrador de un conjunto de principios que pretenden servir como guía de la decisión ética en la sanidad. El objeto de esta declaración de principios éticos es reforzar la conciencia de la necesidad de unos principios que orienten a todo profesional implicado en la prestación sanitaria. Estos principios se centra en la sanidad al servicio de las personas y el bien de la sociedad en su conjunto y pueden servir de fundamento para una mayor cooperación entre todos los que la hacen posible.

¿Quién puede usar estos principios?

* Quienes trabajan en centros sanitarios, para orientar las decisiones sobre situaciones específicas o en la interacción con los pacientes.

* Las organizaciones sanitarias, para cumplir su misión de una manera coherente con su responsabilidad ética, incluida la responsabilidad hacia el bien de la sociedad como conjunto.

* Las aseguradoras, empresarios y gobiernos, para asegurar que sus políticas apoyan -y se coordinan con- una prestación de asistencia efectiva y eficiente.

* Los usuarios, para entender cómo debe funcionar un sistema sanitario cuando en su seno surgen problemas y conflictos.

La cooperación en todos los niveles del sistema sanitario puede lograr resultados mejores para las pacientes y la sociedad. Tal cooperación exige un acuerdo entre las diferentes disciplinas, profesiones y organizaciones sobre los principios éticos fundamentales que deben guiar cualquier decisión en un sistema de asistencia sanitaria verdaderamente integrado.

Principios éticos

Los cinco principios fundamentales que deben regir los sistemas sanitarios son:

1. La asistencia sanitaria es un derecho humano.

2. La salud de la persona está en el centro de la asistencia sanitaria, pero debe ser contemplada y practicada dentro de un contexto global de trabajo continuo para generar los mayores beneficios sanitarios posibles para los grupos y los pueblos.

3. Entre las responsabilidades del sistema sanitario figura la prevención de la enfermedad y el alivio de la incapacidad.

4. Es un imperativo de quienes trabajan en el sistema de asistencia sanitaria la cooperación entre sí y con aquéllos a quienes sirven.

5. Todas las personas y grupos implicados en la asistencia sanitaria, ya proporcionen acceso o servicios, tienen la obligación permanente de contribuir a la mejora de su calidad.

1. La asistencia sanitaria es uno de los derechos humanos

-El fin de la asistencia sanitaria es mantener y mejorar la salud, aliviar la incapacidad, y facilitar el acceso a los servicios sanitarios apropiados a todas las personas, con independencia de su capacidad de costearla.

-Cuidar de los enfermos es una obligación social que va más allá del beneficio económico. Aunque no es ilícito el ostentar la propiedad de institución u otras organizaciones que prestan asistencia sanitaria, la asistencia en sí misma no puede ser objeto de propiedad y debe verse como un servicio que se presta y remunera al amparo de éstas en el sistema sanitario, más que como una mera venta a individuos y comunidades.

-La asistencia sanitaria la financian total o parcialmente los gobiernos, y la sociedad paga en buena parte el proceso por el que se adquiere la formación, el conocimiento y las técnicas médicas. Estas son razones importantes por las que la aplicación de los tratamientos médicos no puede pertenecer en exclusiva a ningún proveedor individual o colectivo.

-El dominio del conocimiento especializado de la medicina y la asistencia requiere su depuración y profundización a través la investigación, y su distribución mediante la docencia y colaboración con los colegas, con independencia de su afiliación organizacional.

-La administración del capital y los recursos materiales exige eficiencia en su uso, inversiones apropiadas para su renovación y su conservación en un estado seguro y funcionalmente óptimo.

-Los datos clínicos individuales de los pacientes les pertenecen sólo a ellos y exigen el máximo grado de confidencialidad.

2. La salud de la persona está en el centro de la asistencia sanitaria, pero debe considerarse y practicarse dentro de un contexto global de trabajo continuo para generar los mayores beneficios sanitarios posibles para los grupos y la población.

-La experiencia personal de la enfermedad es, por lo general, la principal preocupación de cada paciente y, por tanto, el centro de los sistemas sanitarios deben ser los pacientes y sus familias o grupos de apoyo.

* Quienes prestan asistencia sanitaria a un paciente no son, en cuanto tales, responsables directos de la asistencia a la población general. Aunque el deber primario de cada trabajador sanitario es la salud de los pacientes a su cargo, deben ser conscientes que las interrelaciones inherentes al sistema hacen imposible separar las acciones adoptadas en relación con cada paciente del funcionamiento global del sistema y su impacto en la salud de la sociedad.

* Los médicos y otros clínicos deben defender a sus pacientes o las poblaciones a quienes sirven, pero deben abstenerse de manipular el sistema con el objeto de obtener beneficios para éstos en grave detrimento de otros.

3. Entre las responsabilidades del sistema sanitario figura la prevención de la enfermedad y el alivio de la incapacidad.

* Las ciencias biológicas, clínicas y sociales tienen el poder de prevenir la enfermedad y de curarla o aliviar el sufrimiento. El fin de la investigación debe ser, por tanto, prevenir la enfermedad y reducir la incapacidad de modo tal que la asistencia pueda, progresivamente, centrarse cada vez menos en curar o cuidar la enfermedad y centrarse cada vez más en mantener sanas a las personas.

4. Es un imperativo de quienes trabajan en el sistema de asistencia sanitaria la cooperación entre sí y con aquéllos a quienes sirven.

Sólo con cooperación pueden los sistemas sanitarios producir resultados óptimos y valor para los individuos y la sociedad.

*Entre las tareas esenciales del sistema de asistencia sanitaria que requieren cooperación figuran:

- Contribuir a construir comunidades más sanas y seguras.

- Crear un ambiente de trabajo sanitario seguro, limpio y disciplinado

- Asegurar que la gestión clínica emplea la mejor evidencia vertida por la investigación y minimiza las variaciones innecesarias e inapropiadas de la práctica médica.

- Integrar los diversos componentes de la enfermedad o las necesidades del paciente.

- Minimizar los errores.

- Mantener su orientación hacia la prevención.

*Todo grupo profesional implicado en la prestación de asistencia debe reconocer y asumir principios y preceptos éticos y promover una cultura ética entre sus miembros. Todos los profesionales implicados en la prestación de asistencia deben colaborar entre sí en beneficio de sus pacientes y de la salud pública, respetando los principios éticos del profesionalismo y la asistencia.

*No se debe confundir mantener unos principios éticos con la rigidez o el sentido defensivo en el estatus profesional o los actos sanitarios adoptados. Al contrario, conocer y respetar los límites y la integridad de los principios permite al profesional sanitario moverse con comodidad entre diferentes grupos y actuar de modo eficaz, de acuerdo con las exigencias de los diferentes papeles que cada uno juega.

*Todos los implicados en el sistema sanitario deben comprometerse para desarrollar y aplicar los medios precisos para trabajar de modo creativo ante tensiones interpersonales y entre grupos.

*Junto con sus enfermedades, sus necesidades y sus cuerpos, los pacientes y sus familias introducen en el sistema sanitario su experiencia personal, capacidades, motivaciones y expectativas.

5. Todas las personas y grupos implicados en la asistencia sanitaria, ya provean el acceso o servicios relacionados con ella, tienen la obligación permanente de ayudar a mejorar su calidad.

*Las organizaciones sanitarias tienen la obligación de instaurar procesos que detecten las nuevas técnicas o descubrimientos que puedan mejorar el cuidado de los pacientes, y la obligación de minimizar el tiempo requerido para incorporar estos avances a sus sistemas.

*Los clínicos tiene la obligación de apoyar y participar en las mejoras que reducen costes y sugerir cómo el dinero y otros recursos así ahorrados se pueden reinvertir para lograr una mejor asistencia.

*Los clínicos no deben obstaculizar las mejoras en la asistencia del paciente porque las consecuencias financieras de estos avances puedan afectarles negativamente.

*Los clínicos tienen la obligación de modificar las prácticas que puedan servir a sus intereses pero que sean costosas para el sistema en su conjunto.

*Todo el que trabaja en el sistema sanitario tiene la obligación de compartir ideas sobre las "mejores prácticas" y la de aprender continuamente de los demás.

*El Tavistock Group está formado por: Solomon R. Benatar, University of Cape Town/Groote Schuur Hospital, Cape Town, South Africa; Donald M. Berwick, Maureen Bisognano, Institute for Healcare Improvement, Boston, Massachusets, EEUU; James Dalton, Quorum Health Group, Brentwood, Tennesse, USA; Frank Davidoff, Annals of Internal Medicine, Philadelphia, Pennsylvania, USA; Julio Frenk, World Health Organisation, Geneva, Switzerland; Howard Hiatt, Brigham and Women;s Hospital, Boston, Massachusets, EEUU; Brian Hurwitz, Imperial College School of Medicine at St. Mary's, London, IK; Penny Janeway, Initiatives for Children, American Academy of Arts and Sciencies, Cambridge, Massachusets, EEUU; Margaret H. Marshall, Supreme Judicial Court of Massachusetts, Boston, Massachusets, EEUU; Richard Norling, Premier, San Diego, California, USA; Mary Roch Rocklage, Sisters of Mercy Health System, St. Louis, Missouri, USA; Hilary Scott, Tower Hamlets Healthcare, NHS Trust, London, UK; Amartya Sen, Trinity College, Cambridge, UK; Richard Smith, British Medical Journal, London, UK; Ann Sommerville, British Medical Association, London, UK.

Volver arriba